La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.
Faltan
Para el Lunes Santo

Síguenos:

TwitterInstagram  

Nuestro Padre Jesús del Silencio

La imagen del Señor del Silencio se presentó el 10 de marzo de 1989. Fue realizada por la artista local Sara Trucios en poliéster y fibra de vidrio. La elección de este material, según nos contaba la autora, fue porque “la ermita se encontraba sin arreglar y en unas condiciones poco recomendables para albergar tallas de madera”

 

Ntro. Padre Jesús

También nos apunta que “en el modelado de los rostros de ambos Titulares fue donde hice mayor inversión de tiempo”; así, si nos fijamos en la cara de Jesús del Silencio, encontraremos a Cristo llorando. La propia Sara Trucios argumenta “el sudor de la frente y los ojos empañados en lágrimas hacen al Cristo más humano. Él no se libró del sufrimiento por ser hijo de Dios”.

 

En cuanto a la columna a la que Nuestro Padre está amarrado, decir que es la tercera a la que lo hace desde que procesiona. La primera que tuvo, de fuste redondo, imitaba al mármol blanco y fue sustituida por una de fuste acanalado y más alta. Y, por último, la actual es imitación a granito, propio de nuestra tierra, con argolla de hierro.

 

El paso en el que se ubica Nuestro Padre Jesús del Silencio el día de la estación de penitencia es tallado en madera con diseño de nuestro cofrade Antonio Arévalo. En la parte frontal lleva el escudo de la cofradía y en la trasera el escudo de nuestra localidad, Pozoblanco. 

En cada lateral encontramos una capilla albergando una pequeña imagen; en el costero derecho la de San Gregorio como titular de nuestra sede canónica y en el costero izquierdo la de Virgen de Luna como patrona de Pozoblanco. Completan el paso los cuatro evangelistas, cada uno en una esquina, los cuales son tallas en madera de la artista Sara Trucios. Conocemos a cada uno de los evangelistas por el “animal” que lo acompaña en su talla. Así, Mateo se representa con el ángel porque su evangelio comienza con la Encarnación; Marcos se simboliza con un león porque su evangelio empieza con la predicación del Bautista en el desierto, donde había animales salvajes; el evangelio de Lucas comienza con la visión de Zacarías en el Templo, donde se sacrificaban animales como bueyes, terneros y ovejas, por lo que se le asigna un toro; Juan es representado con un águila, la mirada dirigida al sol, ya que su evangelio se abre con la contemplación de Jesús-Dios.

 

Como dato curioso podemos comentar que el paso lleva dos llamadores. Uno visible en la parte delantera, compuesto por un ángel sujetando el escudo de la cofradía y otro oculto en la parte trasera, el cual se utiliza para la maniobra de la entrada del Cristo a la Ermita, pues entra de cara al pueblo.

 

 

Compartir en redes sociales